Si hay una empresa que sabe hacer las cosas y como darle un giro disruptivo es Nestlé. Líder del mercado de café soluble entre muchos otros producots. Y ahora creando dos ramas muy fuertes dentro de su negocio.

La innovación de Nespresso y la maravilla de Dolce Gusto.

Para los adultos hace algunos años, tomar café soluble era sinónimo de “Nescafé”. Después de la comida siempre se antojaba un café, era lo más normal y hacía las charlas mucho más amenas.

Los mexicanos nunca fuimos apasionados de tomar café de especialidad; Y menos con sus distintos métodos de extracción, y en el mundo todos pedían café americano o cuando era algo más dulce, pedían un “cappuchino”.

La innovación de Nespresso. Como una empresa puede dar un giro tan creativo

Cuando escuchamos que Nestlé iba a sacar una variante en su modelo de negocio sacando cápsulas con cafés de especialidad de diferentes partes del mundo nos impresionó.

Más cuando sacó con bombos y platillos que se necesitaría una cafetera especial para poder sacar este tipo de café a presión.  Y lo mejor es qué daría el mismo sabor como si estuvieras tomándolo al momento.

¿Fue una decisión arriegada creer en la innovación de Nespresso?

Puede ser. Sin embargo, sabemos de lo que hablaba cuando anunció que se convertiría en el lider de esta rama cafetera. Se equivocó, por supuesto que no.

Y no solo apostó por el mercado dentro de la rama del sabor, los anuncios, espectaculares, campañas digitales y demás han sido un gran movimiento para esta empresa.

Y no solo nos emocionamos tomando café en cápsulas, también con las diferentes versiones de Nespresso, con la máquina integrada para hacer cappuchino, con la máquina separada, con conexión bluetooth para que puedas programar en qué momento deseas tu café, con colores, con tamaños, profesional o bastante sencilla.

En fin, La innovación de Nespresso ha sido un gran ejemplo de como un negocio bastante tradicional le puede dar un giro disruptivo y ser un éxito en el mercado.