A lo largo de 8 meses (y contando), el mundo se ha visto modificado por COVID-19 y ha dado un giro total hacia la nueva era de la innovación. Una era que nadie esperaba, pero que ahora parece tan real como un final de las películas de ciencia ficción.

Según la Real Academia Española, podemos definir la palabra “Evolución” de la siguiente manera:

la nueva era de la innovación

Por lo que vemos, se describe como “Serie de transformaciones continuas que va experimentando la naturalezas y los seres que la componen.”

Durante miles de años, los seremos humanos hemos ido evolucionando de diferente forma, desde que nos empezamos a diferenciar con la especie de los simios, hasta llegar a lo que somos ahora. Por lo tanto, la evolución ha estado presente en todo momento. Si vemos la innovación como un proceso de evolucionar, podemos llegar a pensar que siempre ha estado presente la innovación dentro de las transformaciones continuas que hemos estado pasando.

Sin duda, este fenómeno de la evolución también ha estado presente en los estratos sociales en varias épocas. Y ahora lo estamos experimentando en viva voz. Un ejemplo muy fuerte en estos momentos que el “cómo” del trabajo, se está separando fuertemente del “donde”.

Service Now, una consultoría de Taento de IT y HR, desarrolló un estilo de cómo el COVID-19 ha impactado en el futuro de los negocios y del trabajo en oficinas.

El estudio, hecho a más de 900 ejecutivos y más de 8,000 empleados en 11 países, dio como resultado un entorno empresarial global, totalmente diferente ocasionado por la pandemia. Pero desafortunadamente, todavía sin saber cómo acabará este proceso de cambio.

La nueva era de la innovaciónEs increíble que tanto los ejecutivos como los empleados estén divididos entre si aquellos primeros días de explosión del COVID-19 ha sido los más difíciles, o si todavía no hemos visto el verdadero problema de toda la pandemia. Si todavía no hemos llegado al corazón del huracán. O si, por otro lado, ya estamos viendo los rezagos finales de todo es remolino de cambios.

Y si bien todo este suceso de cambios nos ha tomado como sorpresa viendo hasta dónde ha llegado cada uno de los movimientos, hay análisis de datos más profundos donde las expectativas se puntean una de otra.

Por eso, la publicación habla acerca de cómo la nueva era de la innovación empresarial se está empezando a magnificarse. De cómo el futuro del trabajo nos alcanzó y en muchas empresas se está construyendo en tiempo real una modificación que nunca esperaríamos.

Llegó de golpe el cambio para las empresas

Esta modificación llegó sin siquiera esperarlo. El 92% de los ejecutivos nunca se hubiera imaginado un cambio así, y ha obligado a las empresas a rediseñar e innovar cómo se podría hacer el trabajo sin seguir afectando a ambos lados de la ecuación. Del mismo modo, el 91% de los ejecutivos y el 87% de los empleados, dijo que el cambio ha llegado mucho más rápido de lo que hubieran creído posible.

Si bien, a muchos empleados les gusta cómo se ha producido la nueva era de la innovación empresarial, también tiene muchos contras que han podido ver al estar tanto tiempo en Home Office. Sin embargo, aunque sus líderes pueden estar ahorrando en muchas cosas, y explotando más la productividad, la realidad es muy diferente. La gran mayoría de ellos quiere volver a los procedimientos y acuerdos comerciales que tenían antes de que se desatara esta pandemia.

Esto no es nada sorprendente, ya que a través de las décadas que han pasado, las organizaciones han empezado a depender significativamente por las interacciones humanas para poder desarrollar muchos modelos de negocios. Y sin embargo, ahora es totalmente diferente lo que ha pasado.

Bajo este sistema, la presencia en la oficina ayudaba a medir diferentes ámbitos como el rendimiento, las tareas y protocolos que se establecían.

Ahora, todo esto ha cambiado y si bien se puede seguir tomando en cuenta la presencia virtual y el rendimiento de alguna forma, todo lo demás ha cambiado de manera increíble.

El trabajo cara a cara había ayudado durante años a los ejecutivos a sentir seguro el puesto de trabajo que se podía realizar. Además, cuando había alguna duda, se podía aclarar tan rápido como unos cuantos metros de distancia. Y cómo resultado de ésta, la ubicación se convirtió en un modelo tan fácil de llevar que ayudaba muchísimo a la confianza entre empleados.

Sin embargo, aunque pareciera fácil que estar conectados virtualmente fuera significativamente igual, los resultados han dado que los problemas de confianza, al no interactuar personalmente han desaparecido.

El 93% de los ejecutivos y el 83% de los empleados se están preocupando mucho por el impacto que podrá tener el trabajo en las empresas, en conceptos como entrega de productos (que ha impactado en muchas organizaciones) y por los desafíos que mes con mes han visto cómo se ha agravado en la colaboración.

Sin duda, todavía hay muchos retos que nos falta por aterrizar en la nueva era de la innovación empresarial.

La nueva era de la innovación empresarial

Para poder mantener nuestro ritmo actual en la nueva era de la innovación empresarial, y poder seguir reteniendo y creciendo las partes de trabajo de modo distribuido, necesitaremos un nuevo camino y varias ideas a seguir. Aquel camino que pueda implementar flujos de trabajo optimizados hacia el mundo que estamos viviendo. Y aquel que pueda cerrar la brechas entre el trabajo virtual, y la falta de comunicación personal. Aquel que puedan adoptar los ejecutivos para que se sigan preocupando por la sostenibilidad y crecimiento a largo plazo.

Los flujos de trabajo serán el nuevo límite empresarial

En este nuevo camino, los flujos de trabajo ayudarán a reemplazar los cubículos de trabajo y ofrecerán nuevas opciones cómo flexibilidad hacia los empleados. Y no sólo flexibilidad en tiempos. También involucrarán gastos y consciencia en alcances de trabajo.

Los flujos de trabajo llevan mucho tiempo aplicándose en tecnología de la información, desarrollo de ingeniería, recursos humanos y servicio al cliente para poder rastrear diferentes términos com pueden ser incidentes, y automatizar tareas repetitivas. Eso ayuda mucho a crear resultados visibles hacia el entorno operativo.

Estos flujos de trabajo, como ya se comentó, se utilizan en prácticamente todas las industrias y todas las áreas de negocio, pues ayuda a detectar errores y automatizar procesos.

Al conectar cada rincón de la organización con sus flujos de trabajo, se crearán nuevos modelos de colaboración aún evitando las interacciones cara a cara, pero ayudará a mejorar los diseños empresariales. Y sobre todo, apoyará a la nueva era de la innovación empresarial.

La nueva era de la innovación

Atraso en la nueva era de la innovación en algunas empresas

Se ha visto que en al menos, en el 90% de los ejecutivos, la preocupación principal es qué los procesos dentro de la organización son manuales. Por lo tanto, este cambio en la nueva era de la innovación ha traído más problemas de los esperados, y que no es fácil romper con los estándares que durante años los llevó a crecer.

Mientras tanto, tres de cada cinco empresas carecen de sistemas de flujos de trabajo, o de cambios de modelos de negocio que se puedan automatizar o integrar dentro de este negocio.

Para algunas empresas, sin la integración de este tipo de sistemas, será muy difícil innovar. Y el futuro alcanzará de mala manera, quedándose atrás en el mercado, y difícilmente saldrán de este bache. Sabemos que es muy difícil para las PYMES poder encarar este tipo de urgencias, pero sin procesos manuales ineficientes, o de una brecha de talentos que no están encontrando, podrán tener más problemas de los que ahora están teniendo.

La nueva era de la innovación está cayendo, y sólo empresas que pueden aprender a operar bajo esquemas de flujos de trabajo verán las ganancias y los impulsos en alcances con clientes y nuevas organizaciones.

Además, este tipo de empresas atraerán a los mejores talentos. Y sabemos que un gran talento en una buena organización, siempre apoya innovando con nuevas ideas.

Tal vez éstos son los retos que las organizaciones se tienen que enfrentar. Saber cómo darle vuelta  a los nuevos modelos de negocios para poder volver a impactar positivamente en los clientes, en los proveedores y en la competencia.

Conclusiones

Sabemos como último punto, que el futuro del trabajo en las organizaciones no es un resultado de unos y ceros, o de sí o no. Es un tema de paradigma que no se ha visto, pero que sin duda, las empresas que mejor se acoplen, que midan, pero sobre todo, que aprendan a trabajar en la nueva era de la innovación serán las que saldrán más fortalecidas que antes.

Este nuevo paradigma que aún se está construyendo (o identificando de qué modo construirlo) seguirá buscando nuevas mediciones. Sabemos en Amplitud que finalmente llegará un nuevo equilibrio, definido mucho por la flexibilidad y la agilidad, tanto de un lado como del otro de las organizaciones. Pero necesitamos aprender a trabajar de este modo. Al menos, hasta que llegue un nuevo punto en la nueva era de la innovación
Hablamos tu idioma y queremos conocer tus necesidades y tu negocio. Contáctanos, agréganos a nuestras redes sociales, FacebookInstagram o Linkedin, o mándanos un whatsapp. En Amplitud generamos, fidelizamos y entendemos tu marca.
Amplitud, entendemos tu negocio.