“Trato de hacer todo lo posible por conseguir clientes, pero creo que mi marca tiene mala imagen.” Es una pregunta bastante habitual entre mis clientes. Ellos piensan que la falta de clientes se debe a una mala imagen, que los clientes no tienen la confianza o de plano se alejan tan solo mencionar el nombre de la marca.

La gran mayoría de las veces no es así. Y muchas veces no es por una mala imagen. Más bien por desconocimiento de la marca, por un mal posicionamiento y por una falta de planeación.

¿Mi marca tiene mala imagen?

En repetidas ocasiones he hecho un análisis o una auditoría interna para verificar lo que está pasando. Y me he encontrado con errores básicos que los empresarios omiten.

La gran mayoría de la gente piensa que los negocios se manejan igual ahorita que hace 20 años. Y esta mentira conlleva a falta de oportunidades que hoy se presentan. Y créeme que si tu pregunta “¿Mi marca tiene mala imagen? el 90% de las veces es errónea.

Por eso he hecho esta lista que me ha ayudado a que los socios de negocio entiendan cómo y dónde están fallando.

Pensar que el vender solo es tocar puertas

Hoy en día, ya no funciona solo el tocar puertas, el llegar y el ofrecer tus servicios. La oferta está tan peleada que no solo es mostrar que tienes un producto. Un diferenciador es básico, pero necesitas saber como mostrarlo.

Nos han tocado casos de gente que dice: “Es qué dejo mi tarjeta de presentación pero no me regresan la llamada”.

La mala planeación y el desconocimiento del mercado hacen que la gente truene antes de empezar. Por eso es básico verificar si tienes un posicionamiento digital, si estás hablando al mercado correcto y si estás creando algo que haga diferencia en tu producto.

Es cierto, no todas las empresas tienen que ser 100% digitales. Pero si no tienes un lenguaje y una entrada digital en tu negocio, nunca te va a llevar a nada.

Pensar que las redes sociales venden mágicamente

El mismo caso anterior. Pensar que por tener todas las redes sociales y en todas publicar lo mismo venderás.

O peor aún, pensar que por publicar una vez al mes tienes presencia digital.

Tal vez has escuchado esto muchas más veces de las que puedo contar. Pero es cierto… Todas las redes sociales son diferentes y todas las redes sociales tienen un fin específico.

Y crear un plan de estrategia digital es tan importante como crear un plan de ventas anual.

Tener una imagen bien establecida

Hace mucho tiempo las marcas creaban un nombre, un logo y a vender. Hoy es un hecho que va más allá de eso. Todas las empresas tienen una imagen, pero a veces la imagen no es la correcta. Así como es muy importante el cómo le hablas a tus clientes, también es básico es como te muestras.

Si estás empezando y quieres verte como profesional, lo principal es saber verte como ello.

Puedes ser una pyme que apenas son dos socios, pero la imagen es básica. Llegar con hojas con una gran imagen, bien redactado, bien establecido, y sobre todo, acorde a lo que estás entregando.

Sé original en tu marca, eso te ayudará a evitar muchos dolores de cabeza y te ayudará a diferenciarte.

Contenido, contenido y contenido

Si quieres posicionarte, hoy en día lo básico es mostrar contenido. Como te decía antes, no es solo publicar una vez al mes. Publica constantemente sobre tu negocio. Crea una diferencia, y sobre todo, da algo de valor a los clientes. Desarrolla videos, muestra cómo resolver problemas y muestra cómo lograste dar un valor.

Crea valor

No, si estás empezando tu consultoría, perdóname las grandes transnacionales no son tu competencia. Ve subiendo paso a paso y afiánzate, y una vez que estés afianzado crea valor. Da algo extra pero sin que eso te impacte en el precio. Muchas veces la gente piensa que dar algo muy grande significa que estarás ganando. Un gran diferenciador puede ser escuchar a tu cliente. Sentarte una vez al mes para ver qué le parece tu producto o servicio y si cree que en algo puede mejorar.

Escucha, analiza y rediseña

Uno de los puntos principales de la metodología Lean se maneja como “Lanza tu producto o servicio, analiza, escucha y rediseña”. Necesitas hacer análisis de todo y verificar qué está saliendo bien y que está saliendo mal.

Una de las claves del big data no es solo recopilar datos. Es saberlos interpretar para mejorar. Si tienes una empresa pequeña no necesitas cantidades gigantescas de datos.

Pero si tienes datos, analízalos, has pruebas y rediseña. Poco a poco empezarás a aprender más del mercado de lo que tú te imaginas.

Si también tienes la duda “Mi marca tiene mala imagen” escríbenos.

Si tienes dudas o comentarios, o quieres acercarte a nosotros, entra a nuestra página de contacto, mándanos un correo a contacto@amplitud.com.mx o háblanos al (55) 61306452  y con gusto escucharemos tu caso y trabajaremos juntos.