En este tiempo, cada vez es más necesario, por no decir “fundamental que tu marca cuente una historia. No es sólo vanidad, y va muchísimo más allá de cualquier posicionamiento. Y esa historia tiene que estar ligada a los valores de la empresa, a la forma de ver el futuro, a la comunión entre los empleados, y a algo muchísimo más fundamental. A lo que los directivos creen.

Es cierto que hoy en día no es fácil captar la atención del consumidor. Y, de gran manera, el canal online a veces dificulta esta parte. Sin embargo, aquí viene la complejidad del asunto. Necesitas aprender a que tu marca cuente una historia.

En una era en que la gente está cansada únicamente de que las marcas quieran hablarle para vender, buscan conexiones genuinas con las marcas… La pregunta más difícil es ¿Cómo hacer que tu marca cultive esa conexión?

La respuesta: ¡Haz que tu marca cuente una historia!

A través del proceso de contar una historia (comúnmente llamado Storytelling), se puede humanizar y fidelizar eficazmente la marca y comunicar quién es, qué hace y cómo puede ayudar a los seguidores.

Cuanto mejor haga esto, mejor podrá destacar y generar el contenido para el lugar que busca en el mercado. Y cuanto mejor lo hagas, mejor harás que tu marca cuente una historia.

El valor de que tu marca cuente una historia

Sin embargo, cuando se trata de que tu marca cuente una historia, sólo porque estás creando contenido, eso no significa que la estás contando de una forma efectiva.

Lo malo es que muchas marcas están atrapadas en la cantidad de contenido que creen, por encima de la mentalidad de la calidad. Renuncian a la narración y al contenido convincente por el contenido centrado en el producto. Y eso no conecta de ninguna manera.

De hecho, sólo el 52% de los especialistas en marketing utiliza con frecuencia la narración de las historias en el plan de marketing.

Esta es una oportunidad claramente perdida para muchas marcas. Que tu marca cuente una historia es crucial para el desarrollo del marketing de tu marca, pero también ayuda muchísimo a los resultados. Muchos estudios demuestran que la gente gastaba mucho más cuando los productos o promociones iban combinadas con una historia.

Por esta y muchas más razones, si algo se tiene que trabajar hoy en día con todas las marcas que manejemos es aprender a que tu marca cuente una historia, Esto es fundamental y es clave del éxito, independientemente del producto o mercado.

Afortunadamente para muchas marcas, se han aprendido cómo y qué funciona y qué no cuando se trata de contar historias.

Por eso escribimos esta publicación. Queremos que todas las marcas hagan crear mucho mejor contenido. Si tu contenido no está funcionando, sigue nuestras recomendaciones para contar una historia interesante, atractiva y memorable

Las claves de que tu marca cuente una historia

Para hacerlo genial, primero debes comprender qué hace que una Storytelling (especialmente en la historia de tu marca) sea de impacto. En última instancia, se reduce a cinco elementos específicos. Cuando cuentas historias, puedes asegurar el éxito desde el principio.

1. Tiene que ser significativo.

Todo el mundo lidia con el impacto del contenido. Hay millones de marcas que están compitiendo por tu atención, subiéndose a la competencia con el mercado. Por lo tanto, demasiadas marcas se centran en qué crear y no en lo que realmente le importa a la gente. Si quieres contar una buena historia, tiene que interesar y ser relevante para las personas que quieres e intentas llegar.

2. Es personal

Puedes contar infinidad de historias. Puede entretener educar o inspirar. Pero la gente necesita sentirse y verse conectada personalmente. Esto es importante no sólo para despertar el interés, también para envolverlos en la historia. Y deben de resolver una pregunta crucial. ¿Cómo mejora la marca a su vida? ¿Por qué deberían tomarse el tiempo arap invertir en esta historia?

Recuerda. Si no hay lugar para alguien en la historia, no hay razón para prestarle atención.

3. Es emotiva

Una historia de marca sólida se trata de estimular la emoción y la empatía con los seguidores. No sólo se trata de lo que se hace, también cómo puede ayudar y compenetrar a las personas. Es cierto que existen muchas herramientas para automatizar. Pero… al final, ¿Cómo facilitas la vida de las personas?

Este sin duda es el gancho emocional de la historia. Si puedes amarrar dicha emoción en el primer párrafo de una publicación de un blog, en unos segundos de un video o de una fotografía, los tendrás enganchados.

4. Es simple

Uno de los errores más comunes en la narración de una historia es tratar de decir demasiado. Es mejor contar una historia bastante simple y maximizar el apego emocional que llenar de información a las personas con diferentes historias.

Se puede contar una historia sobre problemas a gran escala que está pasando en la industria de la salud. Pero el hecho de cómo mostrar dichos problemas afectan a un paciente real le da a dicha historia una compenetración sin historia. Ayuda mucho el enfoque singular y apoya la conexión.

Básicamente, concéntrate en las personas o problemas que estén o quieran escuchar el problema. Y hazlo paso a paso para no confundir ni distraer al lector.

5. Es auténtico

Cuando se comparte una historia de la marca, la gente necesita saber que es SU HISTORIA. Esto significa es abierto, honesto, transparente y empático. Significa que tu personalidad brille. También necesita ser coherente y con un punto a decir.

Cuando se crea una gran cantidad de contenido, es importante que se cultive la coherencia para que las personas no sólo puedan identificar, sino también confiar en el contenido.

Conclusiones

Sabemos en la dificultad de contar historias. Pero también en la ayuda y generación de seguidores que ésto conlleva.

La gente quiere ser parte de la marca, y no sólo un lector cualquiera. Quiere que se le conozca por su nombre, su afinidad y sus gustos. No le importa sólo de donde vino, a no ser que se pueda compenetrar con la historia.

Recueda, cualquier contenido que cuentes, necesitas hacer que tu marca cuente una historia. Y no sólo una historia cualquiera. La historia de tu marca con los seguidores.

Hablamos tu idioma y queremos conocer tus necesidades y tu negocio. Contáctanos, agréganos a nuestras redes sociales, FacebookInstagram o Linkedin, o mándanos un whatsapp. En Amplitud generamos, fidelizamos y entendemos tu marca.
Amplitud, entendemos tu negocio.